• 29 octubre, 2020

La selección de básquet perdió contra España y es subcampeona del mundo

(Reuters)

Fue 95 a 75 en un partido sin equivalencias. De todos modos, la tarea de Argentina es por demás loable. Con menos que otros equipos hizo mucho más, y así se vivió.

El dolor de la derrota no puede ocultarse. La satisfacción, en un punto, tampoco. Argentina llegaba a la final del Mundial de Básquetbol con un recorrido heroico: antes del certamen nadie esperaba que la selección nacional alcanzara esta instancia.

En el camino había dejado una fase inicial relativamente accesible (Corea, Nigeria y Polonia), una segunda fase sin sobresaltos (Rusia y Venezuela); en cuartos vapuleó sin atenuantes a uno de los máximos candidatos, Serbia. En semis le ganó a otra potencia, Francia. Y en la final lo esperaba España, un equipo a todos luces superior.

En la historia: este plantel argentino quedará en la historia del deporte nacional.

Y en esta instancia se dio la lógica. La selección no pudo imponerse ni en el juego ni en la mentalidad y fue superado ampliamente por los españoles. Para muestra, vale decir que Luis Scola -elegido en el quinteto ideal del campeonato- recién pudo anotar sus dos primeros puntos en el tercer cuarto.

Campazzo, Laprovíttola, Vildoza. Brussino, Redivo, Caffaro, Gallizzi, Garino, Fjellerup, Delía, Deck, Scola. Los nombres que quedarán en la historia por lo que hicieron y por lo que harán: a la vuelta de la esquina están los Juegos Olímpicos de Tokio

Leer anterior

Las frutas y verduras se encarecen 6 veces más desde el productor a la góndola

Leer siguiente

Encontraron el cuerpo de Navila Garay, la joven de 15 años desaparecida en Chascomús

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *