• 24 noviembre, 2020

Coronavirus, la pandemia: panorama mundial y la necesidad de las restricciones aéreas

El Covid-19 no cesa su crecimiento diario y letal en el mundo. Mariano Mussa, Director de Comitia Consulting, analiza la complejidad del universo aéreo alrededor del mundo. Implicancias económicas, restricciones y un pormenorizado detalle de cómo ha avanzado el virus en el planeta.

En América del Sur se han restringido y hasta casi anulado los vuelos. Se distinguen muy pocos vuelos de línea y, en los pocos casos que se observan, son vuelos militares que repatrían personas o vuelos de carga.

Mariano Mussa, Director de Comitia Consulting, y un análisis detallado.
Mariano Mussa, Director de Comitia Consulting, y un análisis detallado.

Todos los países de América del Sur han establecido limitaciones a la circulación en las fronteras. Algunos países, como Brasil y Chile, han cerrado sus límites fronterizos a extranjeros no residentes y otros países, como la Argentina, Perú y Ecuador, han cerrado las fronteras de forma total, permitiendo en algunos casos la repatriación de ciudadanos.

Mariano Mussa, Director de Comitia Consulting, y un análisis detallado.
Los países de América del Sur han establecido limitaciones a la circulación en las fronteras.

Europa, en tanto, ha disminuido su flujo aéreo al extremo, reduciendo muchos países la actividad de los aeropuertos. El desplome de la actividad aérea es casi total para intentar que no se propague el coronavirus.

El desplome de la actividad aérea en Europa es casi total.

En España e Italia, países que han sido fuertemente azotados por el virus, los aeropuertos han cerrado en su totalidad. El estado de alarma paralizó la aviación en España y vacío los aeropuertos del país. El número de pasajeros se hundió un 97%. En toda España están operando menos de un 10% de los vuelos al día, incluido los vuelos de carga, que no están afectados. Normalmente, en España se contabilizan cerca de 5600 vuelos diarios.

En España e Italia los aeropuertos hacen cerrado en su totalidad.

Estados Unidos pasó de “lo tenemos controlado” a “habrá muchas muertes”. Como se observa en el mapa que indica el movimiento aéreo del día de la fecha, Estados Unidos aún posee un gran flujo de vuelos internos y hacia su territorio. Si bien Donald Trump ha tomado algunas medidas destinadas a reducir el tránsito en las fronteras del país, éstas resultan insuficientes teniendo en cuenta la rápida expansión del virus en territorio norteamericano, que ya suma 400.000 contagios y mas de 12.000 muertes.

Estados Unidos pasó de “lo tenemos controlado” a “habrá muchas muertes”.

Entre estas medidas se cuentan la prohibición de la entrada de viajeros procedentes de aeropuertos europeos, el cierre de fronteras con Canadá y México (lo cual no imposibilita el comercio), las restricciones a la emisión de pasaportes y la recomendación, que no supone de ninguna manera una obligación, a los ciudadanos estadounidenses de que no realicen viajes internacionales.

Gobernadores han criticado la respuesta de la administración Trump, tildándola de inadecuada y errática.

Varios gobernadores han criticado la respuesta de la administración Trump, tildándola de inadecuada y errática, al tiempo que compiten entre sí por los recursos que pueden obtener del gobierno federal. El epicentro de la pandemia en Estados Unidos se localiza en la ciudad de New York. El Gobernador de esta ciudad ha solicitado más apoyo nacional y advirtió que cualquier ciudad de los Estados Unidos podrá estar en breve como New York. En el día de hoy, el gobernador indicó que en NY “el sistema de salud se encuentra en su límite”, pero que en los próximos días “la curva se podría ir achatando, aunque aún es muy pronto para saberlo”.

El epicentro de la pandemia en Estados Unidos se localiza en la ciudad de New York.

En los últimos días, Trump volvió a remarcar que no decretara el aislamiento obligatorio a nivel nacional debido a “que cada estado posee niveles distintos de afectación por el coronavirus”. Se resiste de esta manera a adoptar medidas más drásticas contra la pandemia, y deja en manos de los gobernadores y ayuntamientos decisiones como la cuarentena o el cierre de espacios públicos. Quizás sería prudente que el establishment norteamericano genere una política más estricta de restricción del tránsito aéreo de pasajeros con la finalidad de que el índice de contagios no siga aumentando abruptamente, al ritmo que lo está haciendo en algunas ciudades, como los mencionados casos de Nueva York y Washington.

En Asia se están llevando a cabo ciertos recaudos para evitar una segunda ola de contagio. De esta forma, ha reducido en cierta forma su abundante movimiento aéreo y endurecido algunas medidas debido al miedo a un rebrote. El foco de atención de China está puesto en evitar la afluencia de casos importados de chinos que regresan a su territorio, por lo cual recortó en gran medida los vuelos internacionales. En algunos casos Beijing no deja regresar a territorio chino ni a sus compatriotas que están en otros países.

Asia redujo su abundante movimiento aéreo y endurecido algunas medidas debido al miedo a un rebrote.

En Singapur, los ciudadanos que regresan del extranjero son monitoreados a través de la aplicación “Trace Together”, una aplicación de geolocalización utilizada por las autoridades para vigilar si los ciudadanos están cumpliendo efectivamente con la cuarentena impuesta, además de que la plataforma permite el rastreo de contactos cercanos a infectados.

Singapur vigila a sus ciudadanos a través de un dispositivo de geolocalización para ver si cumplen la cuarentena.

En Taiwán el gobierno impone multas muy costosas, que rondan los 30 mil euros, a quienes regresen de viaje y no cumplan con la cuarentena. Corea del Sur impuso controles más estrictos: quien vaya del extranjero debe permanecer 14 días en cuarentena en instalaciones del gobierno. Japón, país que en los últimos días registro la escalada más abrupta en número de casos en su territorio, prohibió el ingreso de turistas de 73 países, entre los que se cuentan casi toda Europa, Estados Unidos, Reino Unido, China y Brasil. Además, la gobernadora de Tokio instó a la población a “que no salga de su casa”, frente a la reticencia del Primer Ministro de declarar la emergencia sanitaria, teniendo en cuenta el debacle económico que podría significar.

Japón prohibió el ingreso de turistas de 73 países.

Las restricciones aéreas y al tránsito de pasajeros son necesarias para evitar una mayor propagación del virus en las comunidades. Sin embargo, los gobiernos y policymakers deberán sopesar las consecuencias a corto plazo y largo plazo que generan estas medidas, teniendo en cuenta que afectan gravemente a diversos sectores de la economía, entre los se pueden mencionar, las líneas aéreas, la industria hotelera, las agencias de viaje y el sistema turístico mundial.

Leer anterior

Reino Unido registró un nuevo récord de 938 muertos en un día

Leer siguiente

Andrea Bocelli dará un show online el domingo de Pascua

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *