• 24 noviembre, 2020

Produción de barbijos y camisolines en cárceles bonaerenses

Las experiencias solidarias en contexto de encierro se desarrollan en penales de San Nicolás, Bahía Blanca, Urdampilleta, La Plata,  Magdalena y Florencio Varela. Con telas de friselina y elásticos elaboran tapabocas que luego destinan a los servidores públicos.

Con la recomendación de que el uso de barbijo reduce sustancialmente la posibilidad de contagio de Coronavirus, internos de seis penales de la provincia de Buenos Aires colaboran con su mano de obra solidaria para confeccionar barbijos, camisolines, cofias y cubre zapatos, que luego son destinados a policías, funcionarios judiciales, penitenciarios, bomberos, médicos y enfermeros.

En las cárceles bonaerenses se ayuda a combatir la pandemia.

Las experiencias  tienen lugar en la Unidad 3 San Nicolás, 4 Bahía Blanca, 17 Urdampilleta, 18 Gorina, 28 Magdalena y 32 Florencio Varela, todas dependientes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), donde los privados de libertad trabajan en los talleres textiles al menos ocho horas diarias.

Once internos de la cárcel de San Nicolás confeccionan diariamente 100 barbijos destinados a integrantes de la Policía Local, del SPB y para los privados de libertad de ese penal.

“Nosotros compramos la tela y friselina –dijo Mario Caputo, presidente del Colegio de Magistrados y Funcionarios del Departamento Judicial  de Quilmes -, todos los elementos que necesitan y los internos hacen los barbijos. Además, también vamos a donarle a la Unidad 32 productos de limpieza e higiene como lavandina y jabón por un valor de 10.000 pesos”.

Leer anterior

El Gobierno pidió “reducir al mínimo” el uso del transporte público

Leer siguiente

4 de cada 10 inquilinos no pudieron pagar el alquiler en abril

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *