• 24 noviembre, 2020

En un mes, presos bonaerenses fabricaron 85.000 barbijos en 12 talleres textiles

Se distribuye entre el personal penitenciario que mantiene contacto con los detenidos y los profesionales de la Salud que trabajan en contexto de encierro. 

Como medida de prevención para que no ingrese el coronavirus en las cárceles o alcaidías de la provincia de Buenos Aires se lleva adelante una producción de barbijos, camisolines y cofias en 12 talleres textiles ubicados en distintos penales que luego son distribuidos entre el personal penitenciario que mantiene contacto con los detenidos, los profesionales de la salud y los privados de libertad que por alguna razón de urgencia deban salir del establecimiento penitenciario.

Se trata de un emprendimiento que arrancó el mes pasado como respuesta al plan de contingencia que se elaboró desde la Dirección Provincial de Salud Penitenciaria del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense y que busca evitar el ingreso y propagación del COVID-19 en los centros de detención.

Así es que en 32 días de trabajo, 92 internos que fueron previamente capacitados elaboraron 85.000 barbijos en talleres textiles instalados en las Unidades 1 Olmos, 6 Dolores, 7 y 52 Azul, 8 Los Hornos, 9 La Plata, 13 Junín, 19 Saavedra, 38 Sierra Chica, 41 Campana, 46 San Martín y 51 Magdalena.

La materia prima fue adquirida por la Dirección General de Administración y luego de la provisión de 55 máquinas de coser y bajo estrictas normas de bioseguridad, los privados de libertad comenzaron con la elaboración de los elementos.
Los barbijos se realizan con tela de friselina de 60 y 70, doble capa, que cuenta con la certificación de bioseguridad evaluada por Salud Penitenciaria.

Leer anterior

El drama de La Salada: más de un millón de personas sin ingreso

Leer siguiente

Messi donó 500 mil euros a Fundación Garrahan

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *