• 26 septiembre, 2020

Historias de la calle: en su día, un homenaje a los maestros de la mano de la Seño Flo

En el Día del Maestro, un homenaje a todos los maestros y las maestras que marcan nuestras vidas. La Seño Flo, de jardín de 4, y su vivencia en pandemia. Emociones, necesidades y nostalgias.

“Yo a los 9 años quería ser abogada, estaba convencida. Quería trabajar con menores de edad para evitar situaciones de injusticia. Pero en el CBC, hice un test vocacional, y me dijeron: ¿nunca pensaste en ser maestra? Y ahí me abrieron un horizonte de posibilidades”.

La pandemia obliga al encuentro virtual entre docente y alumnado.

Florencia Ruiz tiene 33 años y es docente de nivel inicial. Tiene a cargo la sala de 4 años en la Escuela 8 Distrito Escolar 4. Se recibió en el 2017, trabajó en jardines privados, hasta que se definió por la educación pública. “En la escuela pública hay otra posibilidad, creo que el trabajo cobra más fuerza, hay menos mandato y se pone más en juego el criterio propio”. 

“Nuestro trabajo es una mirada amorosa sobre los niños y las niñas, una mirada empática. Los contenidos de enseñanza sirven como vehículo para construir algo más grande”, y agrega, “mi trabajo es un recorte que uno hace, tengo una intencionalidad cuando lo hago”. 

Florencia Ruiz es docente de sala de 4.

Al escucharla me repito, una vez más, cuán esenciales son los maestros y las maestras en una sociedad. Porque como cuenta Florencia su trabajo es mucho más que dar un contenido educativo. Su trabajo implica elegir qué y cómo construir en el otro, contener, acompañar, y -en la realidad que vivimos- también dar de comer. “La escuela tiene la construcción de un lazo social más allá de los contenidos de enseñanza”. Ya lo decía la filósofa Hannah Arendt: “La educación es una de las actividades más elementales y necesarias de la sociedad humana, que no se mantiene siempre igual sino que se renueva sin cesar por el nacimiento continuado, por la llegada de nuevos seres humanos”.

Para suplir la función del comedor que habitualmente tiene la escuela, los y las docentes comenzaron a repartir bolsones de comida, cada 15 días, durante la pandemia. A Florencia le toca ir una vez por mes. “Disfruto ponerme en contacto nuevamente con mis compañeras y con las familias”. Se reparte una bolsa de alimentos no perecederos y otra de verduras. Además, leche y jabón. “Ojalá estuviera contemplado en las condiciones de vida de las personas, pero en la actualidad es un acto más de la profesión”.

Durante la pandemia, los docentes reparten bolsones de comida cada 15 días.

¿Qué es lo que más te conmueve en tu rol como docente? “Sin duda todas la situaciones de vulneración de derechos, y también, todas sus devoluciones diarias. Estar con ellos es muy divertido, son muy ocurrentes y muy afectivos, sus abrazos, que te quieran invitar a jugar, cuando te traen un dibujo, o cuando te preguntan: ¿vivís en la escuela?” 

Hoy, obligados a la virtualidad, el contacto con los chicos y las chicas de las sala depende muchas más de sus familias como corresponsales de los procesos educativos, y es sobre todo a través de un llamado telefónico o WhatsApp. Y como la mayoría de los y las docentes, tuvo que aprender varías herramientas tecnológicas como el padlet (muro virtual), en el que suben las actividades, armar historias en Instagram, editar videos o hacer rompecabezas o memotest con aplicaciones. 

La virtualidad, clave durante la cuarentena: clases y juegos por zoom.

¿Qué es lo que más extrañas de tu vida anterior a la pandemia? “Una de las cosas que más extraño es estar en la sala. El encuentro físico con las personas. Ponerme el delantal. Que me digan: hola seño. El compartir, el hablar cara a cara” 

¿Hoy que le dirías a esa persona que en aquel test vocacional te hizo pensar en ser maestra? “Ay me vas a hacer llorar, le agradecería, sí, le agradecería. La docencia es un camino con corazón”  A todos esos corazones que nos enseñan día a día: ¡Feliz día! ¡Gracias docentes!

Leer anterior

La recomendación de los viernes: Nacho Goano nos dice qué mirar el fin de semana

Leer siguiente

Morón: un policía mató a su hermano al confundirlo con un delincuente

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *