• 22 enero, 2021

Historias de la calle: “No somos héroes, somos personas”

En esta entrega, Lucila Entin presenta la historia de Clara, una enfermera de 28 años que está comprometida con el reclamo de sus colegas: el reconocimiento como personal de la salud. Aplausos, economía y pluriempleo.

El 21 de septiembre se viralizó una foto de Clara en redes sociales. No porque estuviera festejando el Día de la Primavera, si no porque -también en el Día de la Sanidad– estaba reclamando por sus derechos como enfermera en la puerta de la Legislatura porteña, y fue golpeada por la policía. Le tuvieron que dar tres puntos en la cabeza. Estaba junto a un grupo de colegas, la intención era dejar un petitorio en la Legislatura, con sus principales reclamos. Y fueron reprimidos. 

Clara tiene 28 años, trabaja en el Hospital Fernández y reclama su reconocimiento laboral.

“Sentí impotencia”, me dijo al recordar ese momento, pero agregó, “a partir del golpe se me fue el miedo, me despertó”. “Ahora no voy a frenar hasta tener mis derechos y mejoras en la condiciones laborales de enfermeros y enfermeras en todo el país”. 

Fue reprimida en la puerta de Legislatura y recibió 3 puntos de sutura.

Clara tiene 28 años. Tras recibirse de enfermera trabajó en el Otamendi, el Austral, la Clínica del Sol, y actualmente en el Hospital Fernández. Se acercó a la enfermería para poder estar al servicio y en contacto con el paciente: “Me gusta estar codo a codo con el paciente en los momentos más difíciles”. La mayoría de las veces se encariña con ellos y con sus familias, y muchas veces sigue en contacto. 

En el Fernández trabaja con los pacientes de Covid 19 que están en terapia intensiva: primera línea de batalla. “Los que están ahí se mueren la mayoría y es frustrante, y muchos son menores de 50 años. A veces embolsamos colegas o familiares de colegas”. Pero todo este esfuerzo y estrés que viven actualmente los enfermeros y las enfermeras, ¿es reconocido? Su respuesta es no. 

Los enfermeros y enfermeras reclaman ser reconocidos como personal de Salud.

Esta semana se realizó la primera jornada de paro y movilización de autoconvocados de enfermería y el reclamo principal es ser reconocidos como personal de salud. “Es como decir que una maestra no hace educación. Si lo nuestro no es salud, ¿qué es?”. A nivel económico implicaría un aumento de 20 mil pesos pero, como explicaba Clara, es una cuestión de dignidad. A este reclamo se le sumaron otros: el pluriempleo del 90 % de sus colegas porque sino, no alcanza, las condiciones informales de contratación, y la disparidad salarial en todo el país. En la ciudad de Buenos Aires, un enfermero gana en promedio 35 mil pesos, que ya es poco, pero en Misiones arañan apenas los 7 mil. 

La mayoría necesita más de un empleo para sobrevivir.

“Yo trabajo en el Fernández, pero además, tengo mi emprendimiento de venta de comidas, sino, no me alcanza”. También denunció que muchas veces faltan elementos de protección adecuados. “Nos tuvimos que comprar nuestras propias escafandras porque nos habían dado unas de muy mala calidad. En enfermería nos dan siempre lo peor”, sentenció. 

“Al principio me encantaba que aplaudieran, me parecía romántico, pero no lo es más. Ahora necesitamos que escuchen nuestros reclamos. No somos héroes, somos personas que necesitamos sueldos dignos. No nos quedamos mas de brazos cruzados”. 

Leer anterior

Fuego y pasión: Lali Espósito besó a una modelo venezolana e incendió las redes

Leer siguiente

Chile, gravísimo: Un carabinero arrojó a un joven de 16 años desde un puente

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *