• 26 febrero, 2021

Yuyo Gonzalo y la historia detrás del último homenaje a Diego Maradona

El folclorista cantó “La Mano de Dios” a pocos metros del cementerio, y justo en el estribillo pasó el cortejo fúnebre. El video dio la vuelta al mundo, y ésta es su historia.

Sintió que tenía que homenajearlo. Que no podía dejar de cantarle. A él, a Diego Armando Maradona, al que vio por primera vez a los 8 años, mientras el Diez disparaba balines a los periodistas en su quinta de Moreno. Yuyo Gonzalo era apenas un nene, y su hermano lo aleccionó: “Gracias a ese hombre que ves ahí nos conocen en todo el mundo”.

Después de la muerte de Diego, una de las hermanas de Yuyo pensó que el mejor lugar para cantarle el último adiós era la florería de una amiga, justo frente al cementerio de Bella Vista donde serían trasladados los restos del ídolo. Pero luego comprendieron que el mejor homenaje sería en una cancha de fútbol, y así llegaron a las canchitas “La Mano de Dios”, que quedan a 250 metros del cementerio. Por allí pasaría el cortejo. Los planetas comenzaban a alinearse.

“Primero hay que agradecerle al policía que me dejó pasar. Estaba todo cortado, pero le dije que necesitaba llegar a la canchita para cantarle al Diego”. Y así fue. Armó el equipo de sonido en el verde césped, aunque fuera sintético, y comenzó a entonar la canción que inmortalizó Rodrigo, un tema que no forma parte de su repertorio. Al fin y al cabo, Yuyo es folclorista. “Rodrigo es un ídolo de toda la vida, y quizás él también quiso que yo tocara esta canción hoy”.

El resto fue mágico. La multitud se agolpó sobre la avenida para despedir los restos de Diego. La policía despejó la zona y fue movilizada hacia la puerta del cementerio, a 250 metros. La vista quedó despejada para que el músico pudiera ofrendar su corazón. Y así fue.

Al momento del estribillo, el milagro. Como si hubiera sido ensayado, el cortejo fúnebre comenzó a pasar mientras la canción -con el acompañamiento popular- dice: “Olé, olé, olé, Diego, Diego”. Los planetas estaban alineados. Y el video dio la vuelta al mundo. Yuyo recibió llamados de Australia, Israel, España. La noticia se vio reflejada en medios de latitudes completamente desconocidas.

“Yo no duermo, hermano -dice él-. Cuando llega la noche me pongo a reflexionar en todo esto y lloro, porque nada de esto fue planeado así. Yo solo quería cantarle al ídolo del pueblo y despedirlo con su canción y el Himno nacional. Pero los planetas se alinearon”.

Leer anterior

Máximo Kirchner señaló a Rodríguez Larreta como candidato presidencial

Leer siguiente

Un colectivo quedó incrustado luego de intentar pasar un puente en Belgrano: hay cuatro heridos

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *