• 26 febrero, 2021

Córdoba: abrió el cajón durante el velatorio de su hija y se dio cuenta que no era ella

La casa funeraria confundió los cuerpos de dos jóvenes que murieron en un accidente de autos.

Los familiares de Candela Bonaldi Martínez y Eliana Benítez, que el viernes pasado murieron al volcar el auto en el que viajaban en las afueras de la capital cordobesa, vivieron un horroroso momento por un error de la empresa fúnebre a cargo del velatorio de ambas que confundió los féretros.

Las familias decidieron velarlas en la misma casa velatoria, aunque en horarios diferentes para luego trasladarlas a diferentes cementerios. El velatorio de Eliana era de 10 a 13 y el de Candela empezaba a las 13 y finalizaba a las 15 horas.

La hermana de Eliana, Nadia fue quien debió ir a la morgue y retirar sus pertenencias . “En la morgue me dijeron que el cuerpo de mi hermana estaba bien, que no hacía falta reconocerla porque íbamos a poder velarla a cajón abierto. En el lugar, me dieron su documento, sus pertenencias, y yo sabía que era mi hermana”, relató al sitio Vía Córdoba.

Sin embargo, horas después la llamaron de la empresa funeraria para avisarle que el cuerpo de su hermana “estaba muy golpeado y que sugerían que (el velatorio) fuera a cajón cerrado”. Nadia contó que le pidieron verla. “Nos dijeron que podía entrar una sola persona a reconocerla, sólo 30 minutos”. El padre ingresó y confirmó que se trataba del cuerpo de Eliana.

Cuando lo abrió se dio cuenta que la empresa Caruso, a cargo del servicio fúnebre, había confundido los féretros. En el momento en que se dieron cuenta la familia de Eliana ya estaba enterrando el ataúd en el cementerio con el cuerpo de Candela.

“La velamos a cajón cerrado. Estuve una hora llorando sobre el supuesto cajón de mi hermana”, comentó Nadia Benítez. Ambas familias adelantaron iniciarán acciones legales contra la empresa.

Leer anterior

Quirós: “Si continúan los casos habrá que hacer un corte”

Leer siguiente

Reunión entre Alberto Fernández y los gobernadores para analizar las posibles restricciones

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *